Las camas según tu gato

Por mucho que te empeñes, tu gato elegirá por si mismo, el lugar más adecuado para dormir que puede variar en función del momento del día, de la luz que soporte dicho lugar o de la existencia o no de más animales en casa.

Puede ser una cama, una estantería o la caja de cartón donde venía la carísima cama que acabas de comprar.

Para asegurar el bienestar de tu gato, sobre todo si vives con más de uno, crea varios espacios de descanso repartidos por la casa y, si es posible, alguno elevado (les encanta cotillear) de forma que puedan repartirse a su gusto. Si te fijas bien, pueden terminar compartiendo recursos al mismo tiempo, en casos de gatos que se llevan bien, o por turnos si son gatos que conviven juntos pero no necesariamente amigos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.