Etapas vitales del gato

En términos generales, los gatos son considerados gatitos desde su nacimiento hasta que cumplen los 6 meses de edad, y considerados jóvenes, desde los 7 meses a los 2 años de edad. Se consideran Adultos, desde los 3 a los 6 años de edad; Senior, desde los 7 a los 10 años de edad; Adultos de edad avanzada o geriátricos, desde los 11 a los 14 años de edad; y Adultos súper-geriátricos, a los 15 años de edad.

Continuar leyendo «Etapas vitales del gato»

De gatos negros y supersticiones humanas

Resulta curiosa la evolución en la historia del gato negro pues, de ser un animal sagrado en el antiguo Egipto, pasó a estar asociado a la brujería y al mal en la Edad Media hasta el punto de ser símbolo de malos presagios y por ello, perseguido y masacrado. Siempre nos preguntamos, ¿Qué de cierto tiene todo esto? ¿Realmente trae mala suerte cruzarse con un gato negro?

Continuar leyendo «De gatos negros y supersticiones humanas»

Etograma Felino

El etograma de una especie es la descripción del conjunto de comportamientos que se pueden observar en ella.

En el caso del gato estaría compuesto por:

    1. Sueño y vigilia
    2. Comportamiento trófico
    3. Comportamiento de caza
    4. Comportamiento de eliminación
    5. Conducta de aseo
    6. Comportamiento social
    7. Comportamiento sexual
    8. Comportamiento materno.

En el caso de un ambiente controlado y doméstico, los relacionados con el comportamiento sexual y materno (si son animales esterilizados) pueden no aparecer. En cualquier caso podremos observar lo siguiente:

Comportamiento del sueño y la vigilia: para los gatos, dormir es una actividad importante. En un entorno «doméstico», la mayoría de los gatos duermen entre 12 y 18 horas, lo que significa que su actividad se centra en períodos de vigilia relativamente corta.

Comportamiento trófico: los gatos son estrictamente carnívoros. El gato generalmente consume alrededor de 15-20 raciones de comida pequeñas (especialmente al anochecer), preservando el patrón de alimentación de su antepasado, un gato salvaje africano (Felis Silvestris Lybica), un depredador solitario adaptado para consumir presas pequeñas. Por lo tanto, debe tener libre acceso a los alimentos, a menos que el veterinario indique lo contrario, debido a alguna patología o tendencia a la obesidad. En cuanto al agua, el gato generalmente no bebe espontáneamente y recibe el suministro de líquido que necesita de los alimentos que consume, pero podemos ver gatos domésticos que buscan agua en movimiento (grifos, fuentes) para beber.

Comportamiento Explorar / Cazar: El efecto de la semi-domesticación nos hace encontrar gatos domésticos que todavía cazan y otros que ni siquiera cazan de forma remota. Sin embargo, dependiendo del contexto, hacia quién se dirige esta secuencia de movimientos y la motivación, el comportamiento se nombrará de una forma u otra y tendrá diferentes funciones. Muchos gatos domésticos tienen una capacidad limitada para cazar presas salvajes, por lo que deben conformarse con tratar de atrapar cualquier insecto en el apartamento.

Juego: es un comportamiento motivador y una actividad que constituye una recompensa en sí misma. En algunos casos, reemplaza la necesidad de cazar.

Comportamiento de eliminación: los gatitos comienzan a manifestar la secuencia de movimientos característicos del comportamiento de eliminación, alrededor de las 4 semanas de edad. La secuencia del comportamiento de eliminación se puede resumir en tres pasos: 1. Excavan una pequeña depresión con los pies; 2. Orinar y / o defecar en dicha depresión; 3. Finalmente cubra el excremento y / o la orina con el sustrato.

Comportamiento de aseo: Los gatos invierten mucho tiempo en el acicalado y aseo de su piel y pelo, llegando incluso a alcanzar el 30% del tiempo que está despierto.

Comportamiento social y comunicación: Para marcar el territorio, el gato utiliza diferentes estrategias de comunicación, típicas de su especie, que incluyen marcas faciales, visuales y olfativas (rascarse). La interacción social con sus dueños es una actividad importante para los gatos domésticos. Vivir con otros gatos no se basa en una estructura jerárquica y los patrones de comportamiento afectivo, como frotarse o arreglarse, son fundamentales para la estabilidad de los grupos sociales.

Para satisfacer las necesidades del gato, debemos proporcionarle un refugio seguro, varias áreas de alimentación (separadas entre sí), bebederos, bandejas de arena, áreas para rascar y descansar; Oportunidades de juego y comportamiento depredador y una relación estable, regular y satisfactoria con las personas y otros animales en su entorno. Todo esto debe hacerse en un entorno que respete la forma en que los gatos interpretan y responden a la información sensorial.

Un etograma es una herramienta de campo muy útil a la hora de analizar y evaluar la conducta del gato con respecto a su entorno.