Relación y comunicación

Uno de nuestros mayores fallos en la relación con nuestros perros es que nos convertimos en sargentos diciéndole a cada paso qué debe y que no debe hacer. “Ven aquí”, “siéntate”, “estate quieto”, “cállate”…..mientras el pobre bicho nos mira con cara de circunstancias y seguro que piensa eso de “A ver si se decide…”

Hoy te propongo un sencillo reto: Experimenta nuevos ejercicios con tu perro (incluso puedes practicar con alguno conocido) guiándole solo mediante tu lenguaje corporal y tus gestos. No vale “colocar” al perro en la posición deseada empujando el lomo para que se siente, o estirando de las patas para que se tumbe… se trata de experimentar la comunicación con él, de convencerlo para hacer lo que le pides y de fijar esa conducta. En definitiva, abusa del lenguaje de los “mimos” y no el de las palabras y verás resultados diferentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.