Mi gato me habla

Los gatos no solo saben hacer “miau”. Al contrario de lo que pensamos, cuentan con un repertorio sorprendentemente amplio que oscila desde los suaves y tiernos ronroneos, hasta los maullidos, bufidos y gruñidos de todo tipo. Los gatos son unos expertos comunicadores, además de bilingües.

Los gatitos se comunican con su madre mediante un lenguaje particular que más tarde, se sustituye por el lenguaje normal entre adultos. Lo sorprendente es que, mientras para comunicarse entre ellos, emplean el lenguaje normal de los gatos adultos, mucho más expresivo y gestual, para hacerlo con las personas emplean durante toda la vida el lenguaje infantil de los gatitos. Incluso lo enriquecen con nuevas variaciones que jamás usan entre gatos.

Ningún gato necesita un manual para aprender a comunicarse con su especie, ni tampoco con los humanos. Nuestros gatos pueden comunicarse estupendamente entre sí y con otros animales. Para los que aún dudan de la comunicación entre especies, solo hace falta recordar lo bien que los perros comprenden el significado de advertencia de un gato con el lomo arqueado y erizado.

Los perros pueden entender a los gatos y viceversa y, ambas especies son mucho más capaces que nosotros los humanos, de interpretar las pautas no verbales.

Si al lenguaje corporal, añadimos la capacidad verbal de los gatos, con su amplio espectro de maullidos, bufidos, ronroneos…) deberíamos replantearnos la absurda idea de que los gatos no hablan. Muy al contrario de lo que muchos piensan, nuestro gato habla. Lo malo es que no los entendemos.

 

Miaus para todos los gustos

Cuando los gatitos maúllan lo hacen para llamar a su madre, para indicarle que necesitan ayuda o tienen hambre. Para nuestros gatos domésticos, nosotros somos como una madre adoptiva así que, cuando quieren pedirnos algo, lo expresan en el lenguaje propio de los gatitos. Cada gato emplea su propio registro personal e intransferible y un mismo propietario es capaz de discriminar perfectamente entre los maullidos de cada uno de los gatos con los que convive. Dado que los gatos tienen una gran capacidad de aprendizaje y adaptación, son capaces de emplear diferentes tipos de “miaus” en función de la situación y las necesidades.

 

Tipos de miaus

Algunos usan el “mi”, “me” o, incluso, el simple “ee” para saludar. El “meee” alargado suele ser muy empleado para solicitar nuestra atención cuando tiene ganas de jugar.

Hay sonidos característicos como el lastimero maullido de “dame de comer” que cada gato usa de forma totalmente personalizada para su propietario.

Algunos gatos usan el “mao” “mo” cuando quieren salir, y si se aburren suelen usar “ao”. Otros se comunican con “purrus” y “miiiiiiiiiiii” y, a la mayoría, le suele fallar el “miau” completo que suele quedarse en un simple “miaa”.

Un sonido que usan mucho nuestros gatos es el que producen ante la vista de un pájaro o un insecto en la ventana. Lo acechan un rato mientras vocalizan “iiiihh”.

 

Gatos callados y gatos habladores

La personalidad de los gatos, se manifiesta también en sus ganas de comunicarse. Mientras algunos son muy callados y son capaces de permanecer en silencio durante horas, otros en cambio, son más parlanchines y no son capaces de estar ni un minuto.

 

Demostraciones de cariño

Seguro que los que vivís con un gato conocéis el movimiento de zarpas particular que nos regala nuestro gato cuando se siente a gusto encima de nosotros. Este gesto de amasar es un vestigio de la infancia del gatito ya que, cuando son lactantes, mueven las manitas de esa forma tan peculiar contra el costado de la madre mientras se alimentan. En la edad adulta, puede considerarse una demostración de cariño.

 

Primero avisan, luego bufan

Cuando no interpretamos o no hacemos caso del lenguaje de nuestro gato, podemos provocar situaciones estresantes para él y desagradables para nosotros. Un ejemplo clásico es, cuando acariciamos al gato y “de repente” captura la mano que lo mima con garras, dientes y colmillos para sorpresa y terror del infeliz humano.

Estos ataques, raramente son repentinos. Antes de morder o arañar, el gato ofrece sutiles señales del creciente malestar que sufre. La vocalización, la postura corporal y los movimientos de la cola son indicativos dela tensión que sufre. Hazle caso a las señales y para inmediatamente el masaje.

Los gatos, en resumen, dominan un lenguaje muy amplio y discriminan perfectamente entre el lenguaje entre gatos y con nosotros, los humanos. Si un gato quiere hacerse entender por las personas, siempre buscará la manera de expresarse con mucha claridad.

 

4 respuesta a “Mi gato me habla”

  1. Muy buenas agradezco que haya una pàgina como està es muy linda .
    Yo tengo 2 gatos hermanos una hembra y el otro macho castrados 9 años aprox porque son de la calle y la gata miaula para todo para comer por la mañana jugar al medio dia y todos diferentes pero el gatos miaula muy pocas veces solo por angustia estraño y por la noche a la hora de dormir se suele poner en mi pecho y luego se va a la cabeza esto no creo q sea muy normal y suele clavarse con las uñas y no lo mueves crees que tendria de poner algun tipo de elemento para que sea su cama

    1. Hay muchos gatos que buscan el calor de su humano. No es una conducta inusual (sobre todo en gatos que fueron recogidos en la etapa sensible anterior al destete) pero se puede reconducir animándole a usar camitas de agua caliente o colchonetas calefactables. Un saludo y gracias por su comentario.

Responder a Tobias Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.